San Andrés de México….

Ayer tuve la fortuna de ver una película titulada, “FRAUDE, México 2006”, esta película del director Luis Mandoki y patrocinada por los donativos de los partidarios, es un documental sobre la elección presidencial del 2006, donde se argumenta una campaña de desprestigio al candidato del partido PRD durante la campaña, donde intervino el desafuero, la enemistad con el presidente de la república y a base de una serie escándalos televisivos demostrando actos de corrupción de la gente de su mismo partido político; sus contrincantes haciendo una campaña muy agresiva sobre el peligro que sería si este personaje llegara a la presidencia y finalmente cuando los empresarios del país le dan la espalda totalmente practicamente augurando su derrota. Después es una crónica sobre las elecciones y como se fue preparando el fraude, hasta finalmente un mes después de una serie de eventos e incongruencias cuando es declarado ganador el actual presidente de México Felipe Calderón, y sobre la reacción del partido y su representante ante dicha decisión.

Bueno después de la sinopsis debo admitir que tuve una serie de sentimientos encontrados, ya que si he de ser sincero hubo aspectos de la película que me hicieron cuestionar la honestidad fingida del país en el que vivimos, es obvia la existencia de un fraude y de un grupo de personas que controla los destinos políticos del país. Sin embargo sería conveniente mencionar que cada una de las palabras utilizadas fueron hechas y dichas para los seguidores al candidato, mas no así al partido, porque si de algo estoy consiente es que la totalidad de los asistentes a esta película, eran congruentes a los ideales de esta persona y eran fieles a él. Por lo que siento que sería un tanto complicado ser imparcial como estoy tratando de hacerlo.

Admito que mi voto no fue por esta persona ya que no concuerdo con algunas de las posturas presentadas y me enferma un tanto la postura de sus seguidores, ya que con todo y el supuesto fraude no concuerdo con los actos de anarquía que fueron vistos en el país, aquello de tomar una de las vialidades principales de la ciudad de México y la plaza principal como si fueran los únicos dueños de esta por tener esta etiqueta de “pobres y necesitados”, sin mencionar algunos otros desmanes producto de la indignación; sin embargo creo que no se justifica bajo ninguna circunstancia lo que se hizo. Esto es una de las tantas cosas que me preocuparon de la película, ya que dejaron muy claro la existencia de una revolución, sobre la posibilidad de levantarse en armas en caso de que el candidato así lo decidiera, obviamente cuando pasan la respuesta a esto de AMLO se reduce a mencionar “no podría cargar en la conciencia que esto sucediara sin embargo apoyaría la voluntad del pueblo…”, palabras más palabras menos, y me preocupa esto, porque definitivamente los involucrados en estas acciones serían personas que no tendrían en cuenta más que sus propios intereses, considerando la libertad de los demás como obsoleta y un medio que detiene lo que ellos llaman el cambio necesario.

Es más que obvio que el país necesita cambios, que estamos estancados en sistemas obsoletos y de beneficio a algunos pocos, sin embargo nunca pensaría que la única opción a estos cambios es por la vía de la fuerza y la imposición de ideas, y afortunadamente se ha visto una apertura a los distintos modos de pensar, una tolerancia a las posturas políticas de los habitantes. Invito a aquellos que piensen en Andrés Manuel como la única posibilidad de cambio, se abran tantito a la utopía de que los cambios pueden suceder con la voluntad del pueblo, se me hace irónico que piensen que sólo los cambios podrían venir de la mano de él; admito que es una persona admirable y que buscaba un bien al país, sin embargo pienso que no sería suficiente este cambio tan drástico, que no sería congruente lo que se planea y mucho menos sería necesario.

Y es que ver esta película fue como ver una versión actualizada de la pasión de Cristo, en donde el personaje principal es víctima de la difamación de los involucrados en el poder, donde esta persona ejemplar cuyo mensaje es un cambio y tiene un objetivo que es el de cambiar el futuro de su gente es finalmente detenido por la fuerza, sin embargo el mensaje queda, un mensaje de optimismo y progreso, que a veces es malentendido por lo seguidores y queda relegado al olvido al quedar estos cegados por la fantasía de estas palabras que historicamente se ha demostrado que la fuerza nunca ha llevado a ningún lado.

No busquemos mártires en personas que solo buscan dar consejo.

Category: Política, Yo  |  Tags:

Leave A Comment